¿Cómo funciona una caldera de condensación?

Las calderas de condensación, son unas calderas de alto rendimiento cuyo funcionamiento se basa en el aprovechamiento del calor latente de los humos procedentes de la combustión.

¿Qué es una caldera de condensación?

Las calderas de condensación son calderas que funcionan mediante combustible gas. Este tipo de calderas consigue una alta eficacia, superior al 90% la mayoría de las veces, gracias a que recupera el calor de la condensación del vapor del agua en los gases de escape. Este vapor condensado sale del sistema de forma líquida a través de un desagüe.

 

Son las calderas más eficientes del mercado ya que logran alcanzar un rendimiento óptimo superior al 100%. Además, este tipo de calderas, pueden aumentar la eficiencia hasta un 10-12%. Y, aunque la eficacia del proceso de condensación varía dependiendo de la temperatura del agua que vuelve de la caldera, siempre será igual o más eficiente que una caldera convencional.

 

Esta energía que las calderas convencionales desaprovechan, puede suponer un ahorro de hasta el 20% de la factura de gas. Además, la caldera de condensación es más respetuosa con el medioambiente ya que los gases que desprende son menos contaminantes que los de una caldera convencional.

¿Qué presión debe tener una caldera de gas?

La presión del agua inadecuada puede provocar bloqueos o averías en la caldera. Por tanto, para que una caldera funcione correctamente, debe tener una presión de carga de alrededor de 1,2 bar con un margen +/- 25%.

¿Cómo se mide la presión?

La propia caldera dispone de un manómetro para medirla. A lo largo del día la presión puede cambiar en función del uso que se haga de la caldera. Por esta razón, para saber cuál es la presión habitual de tu caldera, debes mirarla cuando está en frío y con la bomba parada.

¿A qué temperatura hay que poner la caldera gas?

Para optimizar el rendimiento de la caldera de condensación es aconsejable hacer que trabaje a menos temperatura. Por ejemplo, en lugar de impulsar el agua a 80-90ºC, es mejor que se encuentre entre 50-60ºC. Al funcionar a menor temperatura, la caldera es capaz de condensar más, por lo que aprovecha más calor latente y ahorra más gas.

 

Las calderas de gas a condensación son recomendables para generar calor en instalaciones de suelo radiante cuyo sistema trabaja con una temperatura de 40-60ºC.

 

También es muy recomendable la instalación de una sonda de temperatura exterior, ya que, gracias a la sonda, la caldera de condensación sabe la temperatura que hay en el exterior y en el interior de la vivienda. Con esos datos, la caldera se ajusta a la necesidad real de calentar el agua del circuito, bajando la temperatura y trabajando con menor consumo cuando calcula que se está llegando a la temperatura de confort deseada.

 

Así pues, si quieres apostar por la calidad de nuestros productos y servicios te recomendamos comprar la caldera Chaffoteaux pigma advance 25, que ofrece todas las condiciones que necesitas. ¡Sin lugar a duda la mejor caldera del mercado!