Por qué traducir tu web a varios idiomas es una buena inversión

Ya no podemos conformarnos con atraer a nuestro negocio a los clientes que pasen por nuestra tienda y se quedan mirando nuestro escaparate, ni con los clientes locales que acudan a nuestro comercio influenciados por el boca a boca. El mundo es muy grande y las oportunidades de negocio de similar tamaño. Muchas pequeñas empresas son conscientes de ello desde hace tiempo y por eso han invertido en una página web, un ecommerce, servicios de posicionamientos en buscadores para que den visibilidad a su sitio web, etc. Y, gracias a estas decisiones, su número de clientes ha aumentado, pero siguen limitados al área de influencia del idioma de su web. Traducir su web o su ecommerce a varios idiomas es una buena inversión que se paga sola, si va acompañada de una buena estrategia SEO. En este artículo, no obstante, nos centraremos en la traducción multilingüe.

Cada comercio o PYME es conocedora de sus límites presupuestarios y no todas podrán permitirse hacer frente a un desembolso económico importante, como el que supone traducir una web extensa a varias lenguas. En estos casos, nuestro consejo es priorizar en función del número de hablantes de los idiomas extranjeros a los que queremos traducir nuestra web, nuestros mercados destino, etc. Por supuesto, el inglés debería ser el primer idioma sin lugar a dudas. Y, en caso de un presupuesto modesto, se puede ir añadiendo otras lenguas a medido que se comience a recuperar la inversión. El número de idiomas no es infinito, pero sí muy grande. Esta agencia de traducción profesional, por ejemplo, presta servicios de traducción de idiomas en más de 150 idiomas, como se detalla en linguavox.es/es/idiomas/.

 

A veces tener su página web traducida a algún idioma poco común entre las webs de su competencia puede marcar la diferencia. Aunque todas las empresas optan por traducir sus contenidos a los idiomas más hablados y potencialmente más rentables a corto plazo, unas pocas se decantan por lenguas minoritarias y, por tanto, con menos competencia. Pero imagínese el potencial de ventas que puede ganar su empresa si decide traducir toda su documentación a los idiomas de alguna de las economías más potentes. Una traducción al japonés, al finlandés o al sueco de su web puede aportarle una gran ventaja competitiva, siempre que sus productos o servicios sean interesantes para estos mercados. En LinguaVox tenemos varios casos de éxito de empresas que han llevado a cabo esta idea. Consúltenos sin compromiso.